OVERBOOKING
Cuando una compañía aérea vende más billetes que plazas tiene el vuelo (overbooking), las indemnizaciones se fijarán con arreglo a los kilómetros a recorrer. Si el pasajero se queda en tierra el transportista debe correr con los primeros gastos más inmediatos: llamada telefónica o mensaje por fax al punto de destino; comida, bebida y alojamiento en un hotel si se tiene que pernoctar una o varias noches. 

El overbooking está permitido y suele ser mayor sobre todo en la época de vacaciones ya que las compañías aéreas venden más billetes que plazas tiene el vuelo, con el fin de evitar pérdidas por las posibles anulaciones de última hora. 

Los pasajeros castigados, trastornos al margen, pueden reclamar al transportista las indemnizaciones y compensaciones que figuran en un reglamento dictado por la Comunidad Europea, que atañe a todos sus Estados miembros y sustituye a las normas locales aplicadas unilateralmente hasta el momento. En otros países no comunitarios las normativas son muy similares. Para poder reclamar en caso necesario, el pasajero debe poseer el billete, con la reserva confirmada y los siguientes datos: número, fecha, hora del vuelo y la indicación OK u otra similar que verifique que el transportista ha registrado la reserva. Si es así y se le deniega el embarque, el frustrado viajero puede elegir entre el reembolso del precio del billete, el desplazamiento hacia su destino de la forma más rápida posible, o en fecha posterior, si así le conviniera. Además la compañía ha de pagarle 150 euros para trayectos de mayor recorrido. Esta indemnización se reduce al 50% si el pasajero acepta un vuelo que no suponga más de dos o cuatro horas de retraso en viajes de 3,500 Km. o más, respectivamente. 

La compensación se hace en bonos de viaje. Si se embarca en el mismo vuelo pero en categoría inferior, la compañía aérea tendrá que abonarle la diferencia correspondiente. Si decide viajar a un aeropuerto cercano al suyo de destino, la compañía debería pagarle los gastos del desplazamiento posterior. Los transportistas aéreos están obligados a entregar al pasajero un impreso en el que figuren todas las compensaciones relatadas: recuerde que solo los buenos seguros de viaje cubren esta situación. 

La gestión de nuestra agencia termina en el momento de la entrega del billete y por tanto no tenemos ninguna responsabilidad ante este caso, recayendo directamente sobre la compañía aérea. No obstante, estamos a su disposición para ayudarle en caso necesario en cualquier trámite relacionado con las acciones indicadas anteriormente.
 

LINKS DE INTERÉS