ALIMENTACIÓN
Para evitar intoxicaciones alimentarias hay que tener especial cuidado con el agua y los alimentos crudos.
Tomar sólo agua mineral o cocida y bebidas embotelladas no tomando el hielo.
En el caso de aguas potencialmente peligrosas, éstas pueden ser tratadas de forma sencilla:
Ebullición- Durante 10 minutos airear para mejorar el sabor 
Cloración- 2 gotas de lejía/litro esperar 30 minutos antes de consumirla 
La lejía (hipoclorito sódico puro) ha de ser sin detergente ni perfumada. 
Evitar la comida de puestos callejeros, las ensaladas, la fruta que se no se pueda pelar, la carne poco hecha, el pescado crudo, la leche y sus derivados si no están higienizados (pasteurizados, hervidos..) y el huevo crudo o poco cocinado (mayonesa, postres, empanados con huevo…).
Es importante que mantengamos una estricta higiene en la mesa lavándonos siempre las manos antes de comer de esta manera reduciremos el riesgo de sufrir gastroenteritis o salmonelosis.

El SOL
La quemadura solar se presenta como resultado de una exposición prolongada a los rayos solares. Sus síntomas inmediatos son dolor, e inflamación de la piel y sus daños pueden ser permanentes suponiendo un grave riesgo para la salud.
No es recomendable exponer a baños de sol a los bebes y niños menores de 5 años. Con ellos, las personas de piel blanca son las que tienen mayor riesgo de sufrir quemaduras solares pero incluso la gente de piel oscura se pueden quemar y deben protegerse.
Entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde los rayos solares son más dañinos y no se recomienda exponerse entre esas horas, así mismo el reflejo en la arena o la nieve intensifican las quemaduras.
Se recomienda usar gorros con ala ancha, protector solar con un filtro adecuado, gafas de sol con filtro para los rayos uva, no exponerse al sol con perfumes, no realizar exposiciones prolongadas tomando el sol paulatinamente y con cuidado.
Como tratamiento de primeros auxilios ante una quemadura solar se debe aplicare una loción calmante, paños fríos, gel de aloe vera o algún medicamento para el dolor que no necesite prescripción médica. Si hay signos de deshidratación, fiebre, ampollas… acudir inmediatamente al médico.
El calor excesivo puede provocar lipotimias y mal estar. 
Para prevenir los golpes de calor en la calle debemos buscar la sombra evitando realizar trayectos largos y ejercicio físico en las horas más calurosas. Debemos aumentar la ingesta de líquidos evitando el consumo de alcohol, evitar las comidas calientes y con muchas calorías, ducharnos con frecuencia y utilizar ropa ligera, preferiblemente de algodón.

EL BAÑO
Para disfrutar de un baño seguro hay que informarse de la calidad de las aguas de la playa, lago, río o pantano que se visite así como de la peligrosidad de sus aguas.
En la playa verifique el color de la bandera, verde permite el baño, 
amarilla nos indica precaución y la roja lo prohíbe. Respete siempre las indicaciones de los socorristas.
Debe nadar siempre en paralelo al rompiente de las olas sin alejarse de la playa y teniendo especial cuidado con las corrientes.
Si hay rocas en el rompiente de la playa, respete las señales que lo indican y no se tire de cabeza. Observar el agua antes de entrar es una buena manera de evitar contusiones.
Si detecta presencia de medusas tome precauciones, no se bañes cerca de ellas y no intente tocarlas ni sacarlas del agua. Evite que los niños jueguen con las medusas y, en caso de picadura, pida ayuda al socorrista. 
En ciertas regiones los bañistas deben usar algún tipo de calzado que les proteja de las mordeduras y picaduras de los peces, contra la dermatitis por los corales y contra los crustáceos, mariscos y anémonas de mar tóxicos. 
En los trópicos los cursos de agua, canales, lagos, etc. pueden estar infectados por larvas que penetran en la piel y provocan enfermedades. Hay que evitar lavarse y bañarse en aguas que puedan estar contaminadas por excrementos humanos y animales, ya que pueden ser vías de transmisión de infecciones de ojos, oídos e intestinales. Sólo son seguras las piscinas con agua clorada. 

PICADURAS
Para prevenir las picaduras de insectos se recomienda no utilizar perfumes, cosméticos, lacas… Utilizar pantalón largo y camisas de manga larga, la ropa de color claro y brillante atrae más a los insectos siendo preferible ropa oscura o gris.
El salitre de mar y la ingesta de vitamina A actúa como repelente natural pero en zonas infestadas o ante casos de alergia es necesario el tratamiento con repelentes químicos y la utilización de mosquiteras. 
Cuando se produce una picadura, si el sujeto es alérgico, debe de acudirse al médico de inmediato sino es alérgico se puede tratar la herida una solución de calamina o un algodón empapado en agua y amoniaco o incluso un cubito de hielo. Si hay un aguijón visible quítelo con unas pinzas, nunca exprima la zona ni la friccione son acciones que permitirán una mejor penetrancia del veneno. No se aconseja el uso de pomadas locales sin prescripción médica.

PROTECCIÓN CONTRA LOS ANIMALES
Es conveniente evitar el contacto con cualquier tipo de animales, incluidos los domésticos, ya que éstos pueden no estar controlados sanitariamente. 
En general los animales tienden a evitar a los seres humanos, pero pueden llegar a atacar, sobre todo si es para proteger a sus crías.
Como reflejo de defensa las serpientes muerden y los escorpiones pican, especialmente de noche. El uso de calzado apropiado y sólido es muy importante para caminar de noche en zonas habitadas por serpientes. Es conveniente examinar el calzado y la ropa antes de ponérselo, sobre todo por la mañana, ya que las serpientes y los escorpiones tienden a resguardarse en ellos.